¡Compartir es importante!

El temor a que la invasión rusa de Ucrania pueda derivar en una guerra nuclear es real. Pero, ¿qué pasa si alguno de los 15 reactores nucleares del país queda en medio del fuego cruzado?

1 de marzo/ DW.- Cuando la planta nuclear de Chernóbil, en Ucrania, fue ocupada por las fuerzas rusas la semana pasada, el Ministerio de Asuntos Exteriores ucraniano advirtió de laposibilidad de “otro desastre ecológico”.

Los niveles normales de radiación en la zona de exclusión de Chernóbil -que incluye cuatro reactores cerrados, uno de los cuales se fundió en 1986 y esparció residuos radiactivos por toda Europa- se superaron según el regulador nuclear estatal de Ucrania, supuestamente debido a la actividad militar en la zona.

Pero más allá de la central de Chernóbil, preocupa que algunos de los 15 reactores nucleares activos de Ucrania puedan quedar atrapados en el fuego cruzado.

“Es una situación única en la historia de la energía nuclear -de hecho en la historia- que tengamos una situación en la que una nación está operando 15 reactores nucleares y está en medio de una guerra a gran escala”, dijo Shaun Burnie, especialista nuclear de Greenpeace Asia Oriental a DW. Las plantas proporcionan alrededor de la mitad de la electricidad de Ucrania, aunque ahora mismo solo funcionan nueve de los 15 reactores, según Burnie.

“La idea de construir una protección en caso de una guerra a gran escala nunca formó parte de la planificación en Ucrania, al menos en lo que respecta a la energía nuclear comercial”, dijo.

Mientras que algunos reactores de la época de la Guerra Fría en Estados Unidos y la Unión Soviética se construyeron bajo tierra para protegerse de las amenazas militares, las “enormes instalaciones” de Ucrania se construyeron todas sobre el suelo, añadió Burnie.

“Una central nuclear es una de las instalaciones industriales más complejas y delicadas, que requiere un conjunto muy complejo de recursos prestos en todo momento para mantenerlas seguras. Esto no puede garantizarse en una guerra”, escriben Burnie y su colega de Greenpeace en Asia Oriental, Jan Vande Putte, en un informe sobre la vulnerabilidad de las centrales nucleares durante un conflicto militar.

Refrigeración desactivada podría provocar fugas de radiación

El temor de que los reactores en funcionamiento representen una amenaza más directa se debe, en parte, a la probabilidad de un corte de energía durante un ataque militar. Si el suministro de energía de una central quedara cortado, esto podría desconectar la refrigeración del reactor – y la refrigeración del almacenamiento de combustible gastado que está contenido dentro de paredes relativamente delgadas.

En el peor de los casos, esto podría conducir a una fusión similar a la de Fukushima y a “emisiones masivas de radiactividad”, explica Burnie.

Estos temores se ven alimentados por el aumento de la actividad militar al sur de la central de Zaporiyia, que cuenta con seis reactores y una instalación de almacenamiento de combustible nuclear gastado de alto nivel. Los enfrentamientos armados en la región de Zaporiyia “aumentan el espectro de riesgos importantes”, afirma el informe.

Esta planta nuclear ya es vulnerable, dicen los autores, ya que algunos reactores envejecidos fueron construidos y diseñados hace medio siglo, en la década de 1970. Roger Spautz, responsable de la campaña nuclear de Greenpeace Francia y Luxemburgo, afirma que la vida útil original de estos reactores, de 40 años, ya se ha ampliado, como también ocurre en Francia.

“El mayor riesgo es que los combustibles gastados sean alcanzados por un misil o que no se puedan refrigerar debido a la inutilización del sistema energético”, afirma Spautz. “Es necesario que la electricidad funcione las 24 horas del día”, añadió, señalando que los generadores de reserva de gasóleo pueden no funcionar durante varias semanas, lo que puede ser necesario en tiempos de guerra.

Es poco probable que se produzca un ataque directo, dijo Burnie, pero los edificios de contención de la piscina de combustible gastado podrían ser “destruidos accidentalmente” en el fuego cruzado.

Instalaciones que contienen fuerzas peligrosas

“Las centrales nucleares se definen como ‘instalaciones que contienen fuerzas peligrosas’ según el derecho internacional humanitario y nunca deberían ser atacadas”, dijo Doug Weir, Director de Investigación y Política del Observatorio de Conflictos y Medio Ambiente, con sede en el Reino Unido, refiriéndose a la Convención de Ginebra.

Burnie cree que Rusia, que tiene más del doble de reactores que Ucrania, entiende las consecuencias de un ataque directo a estas instalaciones, incluida la contaminación nuclear de la propia Rusia si los vientos soplan en su dirección.

“No esperamos ver un ataque deliberado contra plantas como Zaporizhzhia, pero los tipos de armas pesadas que Rusia está desplegando no son especialmente precisos”, dijo Weir. “Hay que evitar a toda costa los combates en cercanía a esos lugares”.

El lunes, Petro Kotin, jefe del operador de la central nuclear estatal ucraniana Energoatom, expresó su preocupación a la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA) por las columnas de equipo militar y artillería rusas “que se mueven en las inmediaciones” de sus instalaciones nucleares. Al informar al OIEA de los bombardeos cerca de las plantas de Energoatom, Kotin dijo que las consecuencias podrían ser “amenazas altamente indeseables en todo el planeta”. En respuesta, pidió al OIEA que interviniera y apoyara una zona de no conflicto de 30 kilómetros alrededor de las centrales nucleares.

Para Roger Spautz, otra preocupación es que los militares rusos capturen una centraly no tengan el personal necesario para gestionarla adecuadamente. “Se necesitan varios cientos de técnicos que conozcan la central”, dijo.

El informe de Greenpeace sobre la vulnerabilidad de las centrales nucleares ucranianas señala que este personal será necesario en caso de inundación del río Dniéper, que pasa por las proximidades de la central de Zaporiyia.

Si, por ejemplo, las presas del sistema de embalses del Dniéper que proporcionan el agua de refrigeración a los reactores de Zaporizhzhia sufren daños y limitan el suministro de agua, el combustible nuclear podría empezar a recalentarse y liberar radiación. “Todas estas instalaciones necesitan una vigilancia constante, no son seguras”, dijo Shaun Burnie.

(jov/er)Stuart Braun

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí