¡Compartir es importante!

Matamoros, Tamps, 23 de abril.- Este sábado se ha confirmado el deceso de uno de los hombres más influyentes que desde Tamaulipas y Nuevo León ayudaron a edificar las bases del sector maquilador en el último cuarto del Siglo XX y principios del XXI, no solo en el noreste de México sino en otros puntos del país , como Puebla o Aguascalientes.

Sergio Argüelles Gutiérrez tenía tiempo con algunos problemas de salud y dejó de existir en su actual residencia en el sur de Texas, a donde se había mudado hacía algunos años .

LOS ORÍGENES 

Contado por él mismo a quien esto escribe,  en  una entrevista de 1998 para un periódico en el que laboraba, su historia como fraccionador y promotor industrial había empezado en los 70s.

Decía que “como todo o como mucho sucede en esta vida”, comenzó soñando en hacer algo positivo pero más grande de lo que algunos querían hacer . Se trataba , comentaba, “de hacer negocio con la regla de ganar-ganar, que para eso uno es empresario pero también ciudadano”.

Su experiencia en ventas comenzó a acumularse desde los 18 años de edad , cuando empezó con la comercialización de maquinaria agrícola , de gran demanda en Matamoros, hasta que se enfocó en el promisorio panorama industrial.

Resulta que un día llegó a un terreno enmontado y lleno de maleza, ubicado rumbo al poniente de esta ciudad fronteriza. Desde ahí , recordaba, vio que en ese lugar podría tenerse “eso que atrajo al final a miles : Maquiladoras”.

Argüelles decía haber visto eso que a futuro representaría ganancias, trabajo para mucha gente y posición socioeconómica importante para la ciudad , que le daría “respeto y le haría ser una zona envidiable” .

Enfatizaba en la realidad que por alguna causa parecía “desperdiciada”: Había playa, se tenía una frontera común con Estados Unidos y era una de las rutas más cercanas hacia el centro del país.

Algo que también subrayó fue que ya había ciertas empresas que operaban más como fábricas o como compañías que creaban algunas partes que después vendían a otras , pero urgía un centro que concentrara la manufactura.

Con tal idea e inversión de tiempo, dinero y relaciones con gobiernos tenía 37 años cuando nació FINSA, su empresa, que no se debe confundir con la maderera española que lleva el mismo acrónimo y que se fundó en 1931 en su nación europea.

FINSA dio un primer gran paso al atraer a General Motors como su primer cliente .

Eso hizo que llegaran las primeras tres plantas a establecerse en el parque industrial FINSA Matamoros , al norte de la ciudad , con las que empezó el desarrollo del sector automotriz en la región .

Pasados los años no solo se consolidó y sirvió para que el Tecnológico de Matamoros tuviera “el laboratorio más grande de prácticas” (palabras que algún día se le escucharon al también empresario matamorense Rolando González Barrón), sino que amplió su nivel de operación con parques dedicados a la industria automotriz para Volkswagen y Audi en Puebla; en Coahuila para General Motors y en Aguascalientes para Nissan, Daimler e Infiniti.

En esta última entidad, el complejo de FINSA se fundó en 2014 y la inversión fue de  3 mil 600 millones de pesos y el parqué está conformado por una superficie total de 165 hectáreas, con la meta de albergar a unas 60 empresas y capaz de generar alrededor de 25 mil empleos directos e indirectos en el estado.

Sería un año más tarde cuando su hijo y sucesor, Sergio Argüelles González, Presidente y Director General de FINSA, dio el tradicional “campanazo” en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Ocurrió el martes 15 de diciembre de 2015, con lo que concluía formalmente la segunda emisión de Certificados de Capital de Desarrollo (CKDs) por 5 mil millones de pesos, con el objetivo de seguir enfrentando la demanda del sector industrial en México.

“En conjunto, CKD I y II estarían llegando a un área rentable de 2.9 millones de metros cuadrados, con un valor del portafolio estimado en $1,813 millones de dólares”, se leía en una publicación en la cuenta de Facebook de FINSA.

Con los años FINSA ha ofrecido amplios beneficios a los consorcios transnacionales , tales como integrarse a la cadena de suministro con mejoras de tiempo de entrega por parte de proveedores, operar a tiempo y ahorrar con significativos costos de logística .

El legado de Sergio Argüelles, junto con su hijo y un equipo de profesionales hizo que FINSA sea la pionera en México en introducir el concepto de Clústeres Automotrices.

LA VENTA DEL AÑO

Cuando se acercaba el año 2000, Sergio Argüelles Gutiérrez y su equipo volvieron a ser noticia, al haber logrado comercializar millones de hectáreas de terreno potenciales para la industria y conseguir una venta por varios millones de dólares.

El documento de compra lo conservaba en su antigua oficina, ubicada en la calle Siete y Galeana, dentro de una urna de acrílico, en la que contenía la pluma con la que se firmó el trato.

“IMPOSIBLE PENSAR EN UN MATAMOROS INDUSTRIAL SIN SERGIO”: HISTORIADOR

Hace algunos años, durante la elaboración de un compendio editorial sobre los hombres y mujeres que habían engrandecido o cambiado a sus regiones en Tamaulipas (en donde se incluyó a la poetiza y promotora cultural Sonia Martínez de Del Villar y al líder sindical Agapito González Cavazos ) el cronista de la Matamoros, Andrés Cuéllar describió a Sergio Argüelles como “uno de los más importantes visionarios que ha tenido la frontera”.

Sin demeritar a quienes encabezaron las empresas familiares de Matamoros y que dieron trabajo a cientos , el investigador resaltaba que Sergio Argüelles tenía una característica : “Sabía vender y elegía a quién le vendía para que eso que le compraran fuera útil, lo que le daba por añadidura prestigio y fama… y sin tener que pagar publicidad en medios”. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí