¡Compartir es importante!

20 de mayo. Juana Alonzo Santizo , guatemalteca de origen indígena, salió de su comunidad en agosto de 2014 y llegó a Tamaulipas en busca de cruzar a Estados Unidos. Para lograrlo, ella y otras personas pagaron a un traficante de humanos para que las trasladara.

Luego de varios días de viaje, repentinamente su recorrido se interrumpió al ser detenida por policías, acusada de secuestro y recluida en el penal de Reynosa, México.

De acuerdo a las evidencias recabadas por algunos medios, en su proceso legal hubo irregularidades, tales como no hablar español al momento de su aprehensión y ser forzada a firmar documentos que , evidentemente, no entendía .

El asunto no era públicamente conocido hasta que fue el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien pidió al gobierno de Tamaulipas revisar el caso otorgar la libertad de la detenida.

“Ayer una compañera habló de una mujer migrante detenida y tiene razón la compañera y hay todas las pruebas de que fue torturada y lleva años detenida. Incluso las autoridades de Tamaulipas aceptaron liberarla y ojalá lo hagan hoy, porque aceptaron”, dijo en la conferencia matutina.

En respuesta, el gobernador de TamaulipasFrancisco García Cabeza de Vaca, se sumó a la petición del presidente de México y pidió a la Fiscalía General de Justicia del estado revisar el caso de Alonzo Santizo, para así  expresar que ninguna persona que sea inocente debe estar privada de la libertad.

(Con información de agencias).

Captura de pantalla de twit del gobernador de Tamaulipas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí